martes, 13 de julio de 2010

Génesis




Pese a la historia, que está ahí, somos rocas.
Pese a serlo, somos frágiles.
Pese a nuestra fragilidad, seguimos.
Por eso somos rocas. 





«Más del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal no comas: porque en cualquier día que comieres de él, infaliblemente morirás.»

Génesis 2, 17


«Multiplicaré tus trabajos y miserias en tus preñeces: con dolor parirás los hijos, y estarás bajo la potestad o mando de tu marido, y éste te dominará.»

 Génesis 3, 16




No me lo creo, ya noooo

Quieren que crea pero no me lo creo, ya noooo

Todos juntitos cantando bajito

letras de pocos ideas de otro, ya noooo


Si el pensamiento quiere volar, ¿quién se lo puede impedir? 

Miedo al por-venir, miedo al qué dirán, miedo a saber que no sé, miedo a llegar y no encontrar, miedo a la oscuridad, miedo a la conciencia, miedo a mirarse y a escucharse, miedo a sentir, miedo a lo distinto, miedo al miedo.


martes, 18 de mayo de 2010

Gráfica

Yo no puedo decir

solo pensar me dejo.


No quiero que sientas

que el dolor que suponías

existía de verdad.

No puedo todavía.

Ojala pienso lo que quiero

y digo a medias y a mitades.

Ojala sigo.

Porque es la ausencia la que da la libertad.


Mientras

no reconozco la voz bajo el tupido velo.










A través de mi trabajo intento expresar mi disconformidad con lo que me rodea y conmigo misma. Me interesa especialmente mi triple condición de Yo, Mujer y Madre.

El alcograbado me permite trabajar la plancha de un modo muy similar al papel. En estos momentos estoy desarrollando una serie en la que, partiendo de una rama, pretendo llegar a una superficie negra. Es un monotipo que avanza sin pausa.






lunes, 10 de mayo de 2010

Puede pasar



Estoy en este lado, en el de los etiquetados bien, pero siento que puedo cruzar aunque el semáforo esté en rojo. Camino despacio mirándolo muy segura, siempre pensando puedo volver, dar marcha atrás. Y es llegando que siento el principio lejano y percibo un vacío que se convierte en abismo. O no percibo nada.

Me he perdido. Me puede pasar.







 

Con motivo de las VII Jornadas de la Sociedad de Historia y Filosofía de la Psiquiatría, acordoné el claustro de la Universidad de Deusto con una cinta elástica roja. Se trataba de analizar el (¿sutil?) umbral de la locura. 

La instalación duró menos de lo previsto porque la hicieron desaparecer. Así sin más, y, por supuesto, sin que ningún responsable del centro supiera nada. Previsible.


http://www.deusto.es/servlet/BlobServer?blobheadername3=MDT-Type&blobcol=urldata&blobtable=MungoBlobs&blobheadervalue2=inline%3B+filename/7/1006/VII+JORNADAS+PSIQUIATRIA+(Programa)+22.09.pdf&blobheadername2=Content-Disposition&csblobid=1178114097641&blobheadervalue1=application/pdf&blobkey=id&blobheadername1=content-type&blobwhere=1254130671925&blobheadervalue3=abinary%3B+charset%3DUTF-8



Puede pasar. Instalación. Cinta de goma, pinzas metálicas y metacrilato. Claustro de la Universidad de Deusto. 1, 2 y 3 de octubre de 2009. 




Pasa



Pasa empieza con unos zuecos gastados atrás en la memoria.
Pasa es un regalo en el mejor momento.
Una suerte justo a tiempo.









Estoy en la red, caminando hacia algún sitio
supongo.
Todo pasa a veces sin mí.

Pasa. Puente de madera y acero.
Sin título. Carbón, grafito y óleo sobre tela de algodón.
Recuerda. Carbón, grafito y óleo sobre tela de algodón.
Nube que pasa. Carbón, pastel y grafito sobre tabla.



Calypso






                       mi imagen era mía                correspondencia unívoca
  y siempre nítida  aquí y al otro lado

  un desdibujo  como un vaho
  igual que el tuyo  que se pierde callado
                         es lo que soy  para ser festejado

Self-portrait, espejos, cristal y moldura











Todos, Todas es mi NO a una sociedad en la que se fomenta el gregarismo en detrimento del desarrollo de la persona.

Resulta mucho más rentable apostar por la uniformidad y acuñar ideas a imagen y semejanza de las del acuñador que favorecer el cultivo del pensamiento individual. No vaya a ser que me salgan rana.

Este magma uniforme y bien organizado contiene 314 personajes autocomplacientes y carentes del más mínimo sentido de crítica y autocrítica. Lo sorprendente es que esta multitud termine siendo considerada un ser único en vez de una suma de seres individuales.

Instalación de 314 cabezas de porcelana, entretela de algodón, papel de seda y alfiler


Calypso me dejó un sabor bastante amargo.


Entre blanco y negro




Fotografía de Begoña Zubero





Pienso en la masa y veo un gris, espeso y blando, avanzando muy despacio. Trato de imaginar. Debería ser un conjunto numeroso de personas pero no consigo distinguirlas. Es un todo. Algo compacto que crece y se vuelve más compacto. Hermético.

El individuo se extingue. Se persigue. No gusta. Aburre. Se le aburre.

Difícil ser yo. Es tiempo de mayorías, enjambres come-come que pasan, ocupan, usurpan y vacían. Tiempo de vacíos donde el uno no vale. Uno más sí, uno solo no.

 Ser yo no es estar solo.


Entre Blanco y Negro analiza la no-ubicación y la falta de espacio del individuo. Es el final (?) de una circunferencia que empecé a trazar hace algún tiempo (Gente corriente y Gens, gentis). Fue la primera exposición de la Galería Xanon en Bibao.






 

Sobre el gregarismo: ¿Somos tan iguales o nos hacemos?








Xanon, Madrid






Bilkin, Bilbao


Gente Corriente y Gens, Gentis fueron dos exposiciones complementarias (galerías Xanon y Bilkin) que recogían gran parte del trabajo sobre mi activismo gregarismo-no.

Más tarde, la galería Caracol de Vallladolid se interesó por el trabajo y me ofreció una exposición (Los tiempos que corren). Aceptar fue una equivocación muy gorda que me ha dejado un poso de inquietud, ¿seré capaz de diferenciar al Galerista con mayúscula del sin-verguenza glamuroso?
El tema no está aparcado. 


 
NO quiero ser un cromo repetido
NO quiero ser un cromo repetido
NO quiero ser un cromo repetido
NO quiero ser un cromo repetido
NO quiero ser un cromo repetido
NO quiero ser un cromo repetido
NO quiero ser un cromo repetido
NO quiero ser un cromo repetido
NO quiero ser un cromo repetido
NO quiero ser un cromo repetido
 










Uno entre muchos sigue siendo Uno. Nuestra diferencia es tan frágil que se vuelve transparente. El hecho de no verla no significa que no esté.


Gente. 1000 figuras en gres instaladas en la pared de las galerías Bilkin de Bilbao y Xanon de Madrid.
















Uno es multitud.

1. Yo me veo en el recuerdo. A mí y a todo el mundo.

Es por eso que, si tuviese que retratarme, daría la vuelta al espejo y cerraría los ojos tratando de evocar mi imagen.

Cuando intento recordar a las personas que he conocido, en el más amplio sentido del término, siempre llego a la conclusión de que estamos repetidos, aparentemente. 

2. Siempre he vivido rodeada de gente, quiero decir que nunca he estado aislada. No obstante, experimento la soledad con mucha frecuencia. No me refiero al desamparo del que está o se siente solo, sino a un alejarse-hacia-dentro, a un estado esencial que forma parte de nuestra naturaleza más íntima.

Al fin y al cabo, somos uno.


Selección obra sobre papel: Gente corriente, Par, Hombre-montaña, La Mirada, Una y Uno. Carbón, óleo y grafito.



domingo, 9 de mayo de 2010

Sientate y siente, Icaro








Intentar volar, volar, volar y no llegar, no llegar

¿intentar de nuevo?



Me pregunto cuántas veces hay que perseverar y perseguir el deseo.

Me pregunto hasta dónde llegar para conseguirlo.

Me inquieta no saber.

¿Quién me puede ayudar?
















Estoy yo con mi cabeza y mi corazón dentro. Una bruma corre y me enfría. Resfriada no pienso igual. Dejo que pase como pasó, suave y callada. Pero el tiempo se va con ella y yo no soy la misma. Más llena o más vacía, depende de mí. Suspiro por no saber siquiera si elegí quemar las alas. Mientras, me derrito casi sin poder mirar atrás. Quise ser Ícaro y no supe hasta dónde ni tampoco cuándo.



Nido



Estoy aquí y tan lejos
que no sé cómo llegar al principio
Es un recuerdo lejano 
breve o no tanto y quizás doloroso no me acuerdo
Solo sé que ocurrió



Nido. Madera y esparto



jueves, 6 de mayo de 2010

Metamorfosis






Existen infinidad de elementos que siempre ocupan el mismo espacio. De alguna manera forman parte del entorno, son el entorno mismo. Resulta sorprendente comprobar que su presencia suele pasar desapercibida: se han vuelto invisibles. Es algo inconsciente.

¿Cómo recuperar un elemento que hemos borrado de nuestra percepción? Se me ocurren tres formas:

1. Lo hacemos desaparecer realmente: la ausencia rompe la rutina y capta nuestra atención. ¿Dónde está ahora?

2. Lo trasladamos físicamente logrando que quede desubicado. ¿Qué hace esto aquí?

3. Modificamos su aspecto. ¿No ha cambiado?


Quizás fuera de su entorno dejen de ser invisibles

Quizás en la ciudad despierten

nuestra curiosidad

Precisamente por convertirse en objeto-fuera-de-lugar



Metamorfosis. Cubo de madera, hueco, recubierto de esparto y con un espejo en el interior. 


La última mirada no recuperó mi imagen. El espejo había sido sustituido por todo tipo de basura. Arte de todos para todos.