domingo, 15 de enero de 2012

De vuelta al blog




Vuelvo hoy porque mañana siempre es pasado mañana. Y así con tantas cosas. La tecla y yo.