lunes, 4 de febrero de 2013

Cerdos, sobres y bellotas

Pensándolo bien yo quiero ser como esos y volverme cerdito y recibir sobres y decir que todo es mentira y que a mí no me han dado nada y tampoco a mis colegas cerditos y poner cara de almohada sabiendo que por la noche dormiré en mi cama igual que ayer y que mañana.

Pues no, no quiero.
Quiero que los cerdos coman bellotas.
Que estoy harta.




¿Qué tiene que pasar para que algo, solo algo, cambie un poco, solo un poco?